feng shui 2

September 15, 2011
By

Feng Shui (2)


Principios básicos del Feng Shui


El Chi y el Sha


El Chi y el Sha son dos fuerzas opuestas que circulan en todo el espacio terrestre.
El Chi es una fuerza vital y natural que surge de la combinación de los elementos de la naturaleza y que circula por todos y cada uno de los espacios de una casa.
Cada habitación y cada rincón de nuestros hogares y lugares de trabajo está atravesado y recorrido por esta fuerza energética que permite que podamos vivir.
El Chi, o aliento vital, circula por una casa como lo hace la energía a lo largo de nuestro cuerpo. Así como puede estar bloqueado el fluir energético dentro de nuestro cuerpo, puede estarlo dentro de nuestro hogar o nuestro lugar de trabajo.
Ahora bien, el Chi debe poder circular y desplazarse en forma libre y espontánea en cada espacio habitacional.
Cuando el Chi, por la razón que fuere, no puede circular debidamente se suceden los problemas energéticos que afectan en forma directa a los habitantes de la misma y que se manifiestan como decaimiento, falta de determinación, irritabilidad, etc.
Todo lo que encontramos en la naturaleza, necesita de esta fuerza vital (el Chi) para poder vivir.Al Chi, que los chinos definen como el “aliento de vida”, se opone otra fuerza llamada Sha.
El Sha actúa en forma nociva para los ambientes y repercute directamente en las personas que los habitan y los frecuentan.
Cuando en una casa o en una habitación hay circulación de Sha, es necesario hacer algo para contrarrestarla, y que la fuerza positiva y benéfica que produce la armonía (el Chi) pueda circular debidamente.
Un ejemplo de circulación del Sha es el siguiente: cuando en los cuartos de baño se colocan los calefones sobre los espacios de las bañeras, se concentran en alto grado dos fuerzas surgidas de elementos opuestos (el agua y el fuego) y así se produce el negativo Sha.
En un caso como éste lo que debe hacerse es sacar el calefón de ese ambiente y colocarlo en un lugar en el que exista la aireación y ventilación necesarias (es bueno aclarar que no está permitido por los organismos de control competentes que un calefón se instale en un cuarto de baño).
Los maestros de la China milenaria a través del humo de velas y del incienso, pudieron observar la benéfica labor de las corrientes de aire para asegurar la libre circulación de la energía vital.
También suele hablarse de dos clases de Chi: el sano, que circula libremente; y el enfermo, que se produce por una mala circulación de esta fuerza, que al estancarse se transforma en Sha.
Entonces, cuando en un ambiente se acumula la energía y por distintas razones no puede fluir libremente la fuerza vital, ésta se enrarece y se distorsiona pasando a ser negativa y dañina.
Algunas de las frases que ejemplifican esta situación son las siguientes:”El aire está viciado”; “Siento que este lugar se me viene encima”;


“Es como si acá adentro faltara el aire”.
Una de las causas de la mala distribución o de acumulación de Chi en un ambiente es que en éste haya espacios escondidos (recovecos) o que sea muy “encerrado” (con ventanas o con puerta pequeña), o que tenga forma de “L”.

Un espejo -que refleje la zona de mayor circulación de aire-, una planta o un recipiente con agua en este sector pueden ser útiles para contrarrestar los efectos nocivos que produce el Chi enfermo que se acumula.
Otras causas de mala distribución de energía pueden ser:
- Las habitaciones con exceso de muebles o adornos.
- Los ambientes con muchos electrodomésticos (televisor, ventiladores, equipos de música, computadora, etc.).


UN CONSEJO PARA LAS PAREJAS
No conviene para nada discutir en la habitación matrimonial (éste debe ser el lugar para el descanso compartido y para los encuentros amorosos). Cuando sea necesario tocar algún tema conflictivo, se recomienda buscar otro lugar de la casa y, si esto no es posible, hacerlo en un espacio “neutral”, (por ejemplo, un bar o un lugar abierto como una plaza).

EL YIN Y EL YANG
Estas dos fuerzas simbolizan -para la cultura oriental- el principio de la dualidad, presente en todos los elementos de la naturaleza. La armonía surge del equilibrio de estas dos fuerzas que se oponen y se complementan.
Es importante que tengamos en cuenta que cuando hablamos de equilibrio no decimos que debe haber igual cantidad de una fuerza como de la otra, sino de armonía energética.
Un elemento puede tener mayor cantidad de fuerza yin o yang, pero se equilibra con otro que le da lo que compensa esa carencia.
Para los chinos, el yin es la fuerza que representa la oscuridad, la pasividad, la quietud; y por otro lado, el yang representa la claridad (luminosidad), la actividad y el movimiento.
El yin se relaciona con lo femenino, y su opuesto, el yang, con lo masculino. En la esfera celeste, la Luna se relaciona con el yin y el Sol, con el yang.
En el cuadro de la página siguiente podemos ver la comparación ente estas dos fuerzas opuestas y complementarias.

YIN

YANG

Femenino

Día

Oscuro

Pasivo

Quietud

Paz

Madre

Masculino

Noche

Claro

Activo

Movimiento

Guerra

Padre


En el equilibrio y la perfección de la naturaleza, a cada fuerza le corresponde otra opuesta que la complementa.


EL EQUILIBRIO DEL YIN Y EL YANG EN LA PAREJA
Para las tradiciones basadas en esta concepción, el equilibrio en una pareja se alcanza cuando en cada individuo se ha logrado contrarrestar los elementos yin y yang, que de este modo se ponen al servicio de la felicidad de la pareja y de cada uno de sus integrantes. Para que esto sea posible, en la mujer deben desarrollarse y acrecentarse los elementos yin y, por otro lado, suavizarse o reencauzarse los elementos yang. En el hombre debe suceder lo opuesto; y en ambas partes debe darse la complementariedad que lleve al equilibrio.
De esta forma, la armonía de las fuerzas que cada uno pone en la pareja hacen a la felicidad y la plenitud de vida de sus integrantes.


EL EQUILIBRIO Y LA COMPLEMENTARIEDAD DE LAS FUERZAS OPUESTAS


Ya hemos visto que en la naturaleza toda fuerza tiene su opuesta, y que ambas se complementan y se equilibran mutuamente.
Cuando estos principios básicos se aplican al arte del Feng Shui, se dice que la armonía en un hogar o en un ambiente de trabajo es la resultante del equilibrio perfecto de todas las fuerzas de la naturaleza (no olvidemos que una de las formas de definir a esta disciplina milenaria es “el arte que permite que el hombre pueda vivir en armonía con la naturaleza y con sus semejantes”).
Para que se logre el equilibrio es necesario que ambas fuerzas habiten el hogar, pues así como el exceso de una fuerza rompe la armonía, también lo hace su ausencia.
Los elementos yin son tan importantes como los elementos yang, y viceversa. Tal como el Chi propicia la vida, la buena salud, la felicidad, la prosperidad y la fortuna, el Sha no puede estar ausente en una casa y lo que debe hacerse para que no sea dañino es reencauzarlo, es decir, hacer que circule hacia afuera y pueda en el exterior equilibrarse con las restantes fuerzas.
No debemos olvidar que en la naturaleza siempre hay armonía y equilibrio, y que lo que rompe esa armonía y ese equilibrio es la acción equivocada del hombre. . . .
Cuando en una casa se rompen esos principios naturales se pierde el equilibrio y surgen los problemas que se intentan solucionar aplicando las reglas y las técnicas del Feng Shui.
Saber elegir el lugar propicio, en el momento debido; la alimentación correcta con las direcciones del Universo, combinando el uso eficiente de los objetos con la reverencia mística, es armonía…, es paz…, es Feng Shui.

Comments are closed.